#75.- San Vicente de la Barquera, Castro Urdiales y Barcelona

•junio 21, 2012 • Dejar un comentario

Correspondiente al periodo entre el 16-23/04/2008

Retomamos la aventura en una de sus últimas etapas, hoy explico como marcho de Gijón tras una larga estancia con mi amigo Alex, esta vez rumbo a Cantabria y Cataluña, en busca de hacer unas visitas que tenía pendientes antes de volver y preparar el gran final.

San Vicente de la Barquera

Fue durante una de mis excursiones durante el periodo que me alojé en  Gijón que visite San Vicente de la Barquera.  Es una ciudad que hace honor a su nombre, de fuertes raíces pesqueras. Dividida en dos sectores, una parte en una península interior del Río de San Vicente y otra justo enfrente que sigue el río hasta su desembocadura en el Cantábrico. En parte me recuerda la ciudad de Ibiza, pues el núcleo urbano se expande desde las murallas de su castillo, situado en el punto más alto, hacia la costa.

       

Me dirigí directamente hacia el castillo, tenía ganas de ver la panorámica de la zona desde la altura, que ya se intuía bonita mientras recorría sus calles, sobretodo las zonas menos urbanizadas que muestran más verde a la vista.

       

Una vez llegué al castillo me encontré con una especie de museo construido en sus entrañas, mientras recorrías las antiguas cámaras de piedra una exposición te contaba la historia de la ciudad, como era antiguamente mediante una maqueta a escala  y como se desarrollaba la vida de sus ciudadanos, que defensas tenía el castillo en si mismo.

      

Después salí al exterior desde donde disfruté de esas vistas elevadas que tanto me gustan, además de poder contemplar mejor los detalles de como estaba construido el castillo. Como no, aquí tampoco se escapan de las mareas, las marismas son amplias y preciosas.

      

Castro Urdiales

Mi estancia duro dos días,  Castro es otra ciudad costera bastante visitada por los Bilbaínos, o al menos eso me dejo a entender la amiga a la que visité, que trabajaba y vivía con su novio en Castro por esas fechas. La ciudad tiene dos construcciones simbólicas que merecen la pena visitar, por una parte una pequeña fortificación ahora reconvertida en faro y su Catedral.

      

Después de dar un voltio por el centro del pueblo y enseñarme un poco el muelle subimos hasta la Iglesia, que a pesar de no visitarla por dentro, se puede observar lo espectacular de su arquitectura gótica. Al lado una pequeña placita de cesped y losa nos conduce al cercano faro que se erige sobre la antigua fortificación, no se si de defensa o de avistamiento, como lo eran en su día las Torres que rodean Ibiza.

      

    

Así pase un día más con ellos, me presentaron sus conocidos de allí y pasamos el tiempo contándonos un poco como iba la vida y como era su vida por allí. Posteriormente decidí no parar mucho por el País Vasco pues ya tenía en mente visitarlo cuando aconteciera el Festival Kobetasonik en Bilbao, así que lo pasé de largo junto a Navarra, aún así me paso desapercibido los paisajes, disfrute aunque solo fuera conduciendo mientras cruzaba las diferentes fronteras de las comunidades autónomas, en el futuro volvere para visitarlas como es debido, pero en ese momento me esperaban en Barcelona.

Barcelona

En Barcelona tenía trabajando a mi amiga Laura, una chica ibicenca que conocí hace muchos años en mis locales de salidas nocturnas y desde entonces tenemos una buena amistad, me prestó un sitio en su piso los días que pase con ella. ¿Qué decir de Barcelona? Yo ya la había visitado una infinidad de veces así que más o menos me la conocía, sobretodo el barrio del puerto deportivo, ramblas, plaza cataluña, etc. No me paré a hacer demasiadas fotos ni explorar por ese mismo motivo, aunque ahora en prespectiva creo que fue un error, pues a pesar de que yo ya tenía conocimiento de la ciudad, los visitantes del blog quizá no saben de sus maravillas. De todos modos os mostraré lo que fueron para mí esos días, que a pesar de no hacer mucho, si puedo decir que justo concidió con la festividad de Sant Jordi, ya sabéis, el día del “libro y la rosa”. Que vestía toda la ciudad de Barcelona con muchos puestecillos de libros y rosas de todos los colores posibles, incluso en arcoiris!

      

Laura me presento algunos amigos suyos, tanto de la ciudad como antiguos conocidos ibicencos a los que yo no había tenido oportunidad de conocer. Y es que hay mucho ibicenco en Barcelona, bien estudiando o trabajando. Aqui sale ella y su amigo en uno de los días que nos fuimos de marcha.

   

Después de mi visita por Barcelona ya terminé mi vuelta por el norte, así que volví a Granada, donde tenía pensado empezar a buscar trabajo y hacer vida, pero aun faltaba algo…

————————————————————————————–

El viaje se aproxima a su fin, las ganas de volver a asentarme en un sitio, buscar trabajo y hacer un poco de vida van creciendo. Este periplo por prácticamente toda la geografía peninsular española ha sido una experiencia fenomenal, que sin duda volveré a repetir, (NdE: actualmente preparo el viaje por Europa aquí.) pero tras tanto tiempo viajando también apetece parar a reposar y hacer un poco de vida más tranquila. En el próximo post será la traca final con la visita a Bilbao y el festival Kobetasonik, hasta pronto!

#74.- Picos de Europa: Luanco, Mirador El Fito, Cangas de Onis y Covadonga.

•junio 17, 2012 • Dejar un comentario

Correspondiente al periodo del 15-19/04/2008

Las dos semanas que me pase en Gijón tuvimos tiempo de hacer mil cosas, aunque principalmente fue salir de fiesta, viciar y pasar tiempo juntos, pero en esas un día me escapé a visitar el famoso parque natural de los picos de Europa. En cuanto volví le comenté mi hallazgo, el cual él no conocía más que de oída, a pesar de llevar viviendo allí casi dos años. Así que le obligué a venir conmigo a visitarlo, pues sería una auténtica lástima que se perdiera el espectáculo natural de lo que para mí es uno de los puntos más bellos de toda la geografía española. Así pues, este post habla de las dos visitas que realicé, una solo y otra acompañado, por lo que no os extrañe ver fotos que tengan alguna diferencia (cantidad de nieve, luz, etc.) ya que os hablare del sitio una sola vez, enseñando fotos de ambas excursiones.

Luanco

Luanco es un pueblo de la costa asturiana que visité la mañana de mi primer viaje a los picos de Europa, aunque esta en dirección opuesta respecto a Gijón. No se como acabé exactamente ahí y la verdad que solo lo recuerdo como una visita fugaz mientras paseaba con el coche, pero me llamaron la atención sus casas tan pintorescas y su playa consumida a esa hora por la marea, de cada construcción circundante salían escaleras de piedra que conectaban la puerta trasera con la playa como podeis apreciar en las fotografías, es un bonito marco.

         

Mirador El Fito

Ya rumbo a los Picos de Europa y tras abandonar la autopista el camino se convierte en una especie de puerto de montaña donde no haces más que subir y subir dando zigzags. Pero no es todo es sufrir, cuanto más alto las montañas que antes te rodeaban quedan a los pies, mostrando un paisaje cortado el dos entre tierra y agua hasta el horizonte, siendo claramente observable el dibujo de la costa asturiana. Así que paré un segundo al lado de la carretera:

   

Cuando llegué a la cima encontré una zona de reposo, el Mirador El Fito. Al principio solo vi una gran roca que coronaba la zona y a sus pies los aparcamientos. Tras parar me acerque a un camino de piedra que ascendía y allí en lo alto estaba el mirador talmente, una estructura de hormigón que puede describirse como una escalera con una pequeña plataforma en su punto más alto, que a simple vista hace que te preguntes cuan seguro debe ser subirse arriba…

      

Las vistas son… acojonantes. Sí, creo que no hay mejor palabra. Delante de ti se presentan los marcados Picos de Europa, diferentes “paredes” montañosas que van acumulando más nieve a medida que se alzan. Los pueblos en perspectiva no son más que hormigas en un campo verde. Mirarlo por vosotros mismos, una vez más, extremadamente recomendable agrandar la imagen pulsando encima.

         

Cangas de Onís

En cuanto me recompuse continúe por la carretera, seguía el GPS allí a donde supuestamente desaparecía la carretera dentro de sus mapas dentro del parque natural y me encontré con un pueblo precioso llamado Cangas de Onís.  Un gran puente romano de forma triangular discurre paralelo al nuevo que permite el transito de vehículos, su función es más de monumento ya que por el apenas hay espacio para que pasen varias personas caminando, o antiguamente carros  salvando el río Güeña, pero es un símbolo.

        

 A la entrada como a la salida ves grandes prados verdes, pero en su interior el pueblo esta bastante modernizado en su punto central, tiene calles llenas de tiendas, varios hostales, sidrerías y todo tipo de comercios, en mi primera visita incluso pasé una noche allí. Me tome el tiempo necesario de explorarlo, hasta la parte vieja más elevada, donde residían la iglesia y un edificio que creo era el ayuntamiento.

      

Saliendo de Cangas pare a ver las últimas casas al lado del río, echando fotos del túnel redondo que marca el final del pueblo. Ahí conocía  un cachorro guapísimo, blanquito y juguetón

         

Catedral de Covadonga

Tras un rato conduciendo asomó por encima de la vegetación la figura de dos torrecillas acabadas en punta, el GPS indicaba que aquí había una catedral pero no me imaginé que estuviera tan oculto en el bosque.

Continué por la carretera hasta que dí con el desvío que entraba al complejo de la catedral y los pocos edificios que la rodean. La zona exterior distribuye circularmente la catedral, una especie de albergue, un museo y una capilla en una especie de cueva. Tiene rincones que merecen la pena ver, como la vieja campana, la escultura del león o los canales de agua.

      

Como me habréis leído en otros post, para mi la religión es algo que ni me va ni me viene, aunque estaría más en contra que a favor, sin embargo la calidad de las construcciones y la arquitectura son elementos muy destacables, ya que se rompieron el seso para que todo fuera despampanante. La catedral es bastante bonita y sin ser demasiado grande entona bien con el paisaje que la rodea.

   

Luego tenemos una capilla colgante, sujetada en lo alto de una cueva con nada más debajo que aire y un pequeño arrollo de agua alimentado por los lagos de covadonga a través de las rocas. Abajo se puede llegar a una especie de fuente de “deseos” donde la gente tira las monedas. Como siempre se dedicaban a intentar hacer las cosas espectaculares, y aquí se han lucido.

      

Lagos de Covadonga

Pero lo que realmente disfruté de esas jornadas fueron los dos lagos de la cima. Tras subir otro tramo de carretera nos encontramos con el primer lago de covadonga, profundo, amplio y al resguardo del viento. La primera vez que lo visite apenas se podían observar pequeños cúmulos de nieve derritiéndose a la sombra, pero la segunda ya con Alex había suficiente como para que tuviéramos que abrigarnos un poco.

      

      

 Me quede con las ganas de seguir un camino que se lanzaba a lo más profundo de esos paisajes idílicos…

   

El segundo lago tenía una especie de chiringuito cerca y una zona para aparcar. El suelo era pantanoso y muy húmedo, como si fuera una esponja llena de agua, la sensación me hacía imaginar lo que pudieran ser unas arenas movedizas, pues a cada pisada el terreno se hundía levemente.

      

Pasamos un tiempo más ahí echando fotos, para mi es de los lugares más preciosos de toda España, y espero poder volver a pasarme en cuanto tenga ocasión. Así pues con la misión cumplida de mostrarselo a mi amigo, marchamos de nuevo a Gijón, donde iba a pasar mis últimos días. En la proxima entrada os contaré mi viaje rápido hasta Barcelona.

Un saludo a todos y gracias por leer, se que en este post quizá no he estado tan sembrado como en otros, pero por suerte las fotos quizá si son mucho más impresionantes y compensan. hasta pronto!

#73.- Gijón: Ciudad, Universidad y Jardín Botánico Atlántico.

•junio 14, 2012 • Dejar un comentario

Correspondiente al periodo de 04/04/2008 – 14/04/2008

Nada más llegar ya me esperaba mi amigo Alex con una buena cena, el día anterior había sido muy largo así que dejamos para el día siguiente las visitas por la ciudad. Al día siguiente nos despertamos muy vagos, el estaba estudiando un FP de Soldadura y Calderería, así que por la mañana me quede por casa pasando fotos, pero al medio día y después de comer ya bajamos a la calle para dar un largo paseo desde el centro de Gijón, enseñándome como estaba estructurada la ciudad, me llamo la atención las largas avenidas que la cruzaban hasta casi la misma playa, donde se concentra el casco antiguo de la ciudad, que se extiende de costa a tierra adentro. Como en otros puntos de la costa Atlantico-Cántabrica, las mareas dibujan unas playas muy amplias y de profundidad casi uniforme, gozables cuando el tiempo y la marea lo permiten. Salvando la playa me recuerda mucho al paseo de Cádiz. Pasamos por la tienda de ropa rockera, donde trabaja una amiga de mi anfitrión, una chica muy maja que lucia un tono pelirrojo en el pelo, que después de cerrar nos acompaño:

      

Viendo que anochecía nos pusimos a hacer planes, así que decidimos más tarde en un local rockero, así vería el ambiente nocturno, pero antes nos marchamos a cenar por la zona de sidrerías del puerto, donde se reunía la jueventud. Mi compañero me explicaba que en esta ciudad no era difícil cruzarse con grupos de Neo-Nazis o Skinheads, que aunque no era difícil evitarlos, siempre andan creando líos entre ellos (racistas y anti-racistas), de todos modos no eran más que chavales, alguno “neonazi” que me indico de facha bastante pija, que no hizo más que recordarme a un “Hijo de” mimado, con ideología de ultraderecha nacionalista, por culpa de una educación muy pobre y no haber salido de la ciudad. El racismo y nacionalismo se curan viajando, por suerte de eso a mi no me falta :). Pero vamos al lío! la fiesta!. El local de nombre Rock Inferno es pequeño y encantador, de fondo suena la música de los videoclips que salen en las pantallas, así que puedes disfrutar tanto acústica como visualmente de los grandes grupos del rock y el metal. Nos pedimos unas cervezas y disfrutamos de la compañía, hasta que nos cansamos y nos fuimos a dormir.

      

Un nuevo día amanece, el plan es ir a visitar el Jardín Botánico Atlántico de Gijón y su universidad. Cogemos el coche y salimos a las afueras de la ciudad donde estos dos espectaculares recintos yacen uno al lado del otro. Empezamos visitando el botánico, que comprende un gran complejo dividido en un gran jardín que casi llamaría parque, de grande que es, varias zonas con exposiciones temáticas sobre la interacción del ser humano con el mundo de las plantas, y un museo con una sala de conferencias. El parque es espectacular, hay todo tipo de plantas, algunas muy curiosas: una especie de cesped negro, bonsais, tulipanes, etc. Hay una serie de senderos que lo atraviesan, que a la vez cruzan pequeños arrollos mediante bonitos puentes de madera y piedra, incluso por la travesía puedes encontrar zonas de reposo con hamacas por si quieres echarte una siestecita.

      

      

   

Luego estaba la zona de exposiciones y cultura botánica, presidido por un gran hórreo de piedra, allí paramos a comer un poco en unos bancos. Entramos en las salas de exposición, donde se hablaba de que tipo de plantas se usaban para hacer la ropa, las armas y herramientas en la antigüedad.

      

Dimos la vuelta y contemplamos la espectaculiridad del edificio principal de la Universidad, así que salimos del botánico, para explorar más de cerca aquella maravilla.

Nada más llegar vimos las puertas gigantescas, que ya avisaban de la dimensión de esta universidad, que hasta ese momento creo que me parece una de las más espectaculares que he visto, al cruzarlas aparece ante nosotros una gran plaza coronada con una torre campanario. No tardé en preguntar si era posible subir, a lo que mi compañero Alex me respondió que sí, no podía esperar a ver las vistas desde esa altura.

   

Desde lo alto podía verse el complejo en toda su magnitud, aunque Alex me explicaba más o menos cual era la función de cada anexo, edificio y taller, era difícil identificarlos por sus curiosas y a la vez bellas formas. Los talleres de con sus techos inclinados, la biblioteca, los campos de fútbol americano, béisbol y fútbol. Poco puedo contaros excepto recomendaros que clickeis en la foto para ampliarlas y verlas adecuadamente. Pero no solo la universidad, sino también todo los alrededores, toda la zona de Gijón completamente verde.

      

   

Bajamos a nivel de suelo, dimos unas vueltas más explorando, pero se estaba empezando a hacer tarde así que nos marchamos, antes de llegar al centro de la ciudad mi amigo insistía en que a mi coche le hacía falta un lavado de cara, cosa muy cierta pues el polvo ya era una fea costra encima de la chapa y en estos meses de viaje apenas fue la lluvia la que se dedico a intentar arrancar el polvo. Pasamos a cenar y posteriormente, otra vez, de marcha donde conocí a Lis García, un blogero que leía de vez en cuando y conocía anteriormente.

   

Al día siguiente nos levantamos y me llevaron a visitar la zona de costa que bordea la ciudad, formando una especie gran paseo. Las vistas del mar no son las típicas ya que el paseo discurre por un bello paseo de cara a la ciudad, para después en su punta menos edificada, unos caminos a través de campos de cesped invitan a tumbarse para relajarse al son de las olas y la brisa. Hay que destacar el impresionante monumento del “Elogio del Horizonte” o “El Eulogio”, una gran forma de cemento que apunta al mar, al lado de unas grandes construcciones antiguas que supongo eran la base de la defensa tierra-mar.

      

      

 Bueno, a partir de entonces mi estadía en Gijon se alargo por dos semanas, hay muchas anécdotas personales que son graciosas, como cuando fuimos a comprar a un centro comercial y encontramos muchos discos de Rock a 3×15€, compramos dos packs, pero en uno nos faltaba un disco, así que entre los dos elegimos uno que no conocíamos pero prometía bastante… resulto ser una terrible basura y el disco salio volando por la ventanilla del coche estampandose contra un container de basura, en un acto de sobreactuada “ira” de mi amigo que nos arranco muchas risas. Sin embargo ya os he enseñado lo más espectacular que vi en esta ciudad, en el próximo post os hablare de una de mis escapadas durante esas dos semanas, que me descubrió los picos de Europa y Covadonga, y como insistí en enseñarle eso a mi amigo antes de marcharme.

Hasta pronto!

#72. – Playa Catedrales, Mondoñedo, Vega de pesca, Vegadeo y Oviedo.

•junio 4, 2012 • 1 comentario

Correspondiente al 03/04/08 

Despierto, desde mi ventana veo el final de la Ria justo debajo del puente, son las 10 de la mañana, bajo a la cafetería del hostal y me tomo un ligero desayuno. Al salir del hostal el color de Ribadeo es más alegre y se ve más movimiento que el día anterior por la calle, la gente trabaja y dando paso a un Jueves animado. No me marcho sin comprar cuatro provisiones enlatadas en un supermercado. Mi plan inicial era bajar a Vegadeo y seguir por la carretera ya entrado en Asturias, sin embargo me sugieren que debería pasar a ver la playa de “Las Catedrales” o “As Catedraes”, significa ir en dirección contraria pero no cae muy lejos, así que decido emplear unas horas en algo que puede valer la pena… y vaya si lo vale.

As Catedraes

Tardo 40 minutos bordear la costa, unos grandes pilares de roca se extienden rodeando el precipicio que separa el agua y la playa creando una frontera natural entre tierra y mar, no muy lejos encuentro una zona de estacionamiento de vehículos. Nada más bajar sigo un sendero de piedra que me guían hacia unas escaleras al borde del desnivel. Allí veo claro por que lo llaman “Las Catedrales”. El gran muro y rocas gigantescas que hay repartidas a lo largo de la costa recuerdan catedrales de piedra a pie de mar, solo accesibles a través del agua o de la arena, dependiendo de que hora sea, ya que en este punto donde el océano atlántico se confunde con el mar cantábrico y pilla en medio el punto más alto de Galicia, las mareas muestran u ocultan grandes extensiones de arena, dependiendo de su ciclo horario. En mi caso lo encontré en plena subida, así que no vi recomendable bajar a la playa, las altísimas paredes de roca no se atisban muy amistosas en su batalla con las olas. Es todo un espectáculo.

       

Después de rodear un poco más el acantilado y tomar unas cuantas fotos vuelvo al vehículo para ponerme en ruta, ahora de camino a Vegadeo, pero para no volver por el mismo camino decido dar un pequeño rodeo, sugerido por el GPS, es una vuelta algo tonta pero así me despido de Galicia.

Mondoñedo 

Que grata sorpresa me llevo, Mondoñedo, un pueblo en medio de las montañas gallegas, en algunas zonas antiguo y medio en ruinas, aunque en el centro todo esta bastante bien cuidado. En el aire se respira tradición, mucho respeto a la naturaleza, esta todo lleno de plantas allí a donde vayas: en calles, muros, casas, terrenos y sobretodo mucha mucha agua. Tras cada esquina hay alguna fuente, o un canal, un abrevadero o un molino antiguo de agua.

      

   

Es un sitio silencioso, donde se escuchan a los pájaros cantar y apenas hay coches, me entretengo paseando por las calles peatonales de la zona exterior, las fotos hablan por si solas, recordar que si clicáis encima podéis verlas en grande.

            

   

Retomo la marcha para que cuando sea hora de comer este más o menos a la altura de Vegadeo…

Vega de Pesca y Vegadeo

Desde Mondoñedo voy por carreteras secundarias atravesando las montañas, enlazando finalmente con la carretera Vegadeo-Villagarcía de Arousa, y conduciendo por el lado oeste del río. En esa ruta vi un curioso emplazamiento, me detuve para observarlo y un cartel me indicaba que se trataba de una vega de pesca o quiza de “Vega de Pesca”, no se si es un nombre propio o si se refiere a una zona de pesca específica.

      

No faltaba mucho para las 2 del mediodía, el estomago ya pedía algo de comer asi que saqué las bolsas de la compra y me senté a observar el agua pasar.

Una vez terminado el tentempié acabé de llegar a Vegadeo, que se resume en un pueblo muy rústico y  más pequeño que Ribadeo. Las construcciones eran todas bastante antiguas y los tejados han visto pasar tanto tiempo que están llenas de plantas. Eso sí, el paisaje es idílico con la ría bañando estas tierras de cultivo.

      
El verde oscuro del prado contrasta con el brillante azul de las aguas de la ría, el norte es increíble comparado con las áridas y bastas llanuras  y sembrados que hay del centro de la península hacia el sur. Como Ibiza, la isla de donde vengo, también es habitual que este todo verde y lleno de bosque, estos paisajes me recuerdan mucho a mi preciosa pitiusa.

    

Oviedo

Llego a Oviedo a las 4 y algo de la tarde. Sigue chocandome lo coloridas que son los edificios en la península, Ibiza tiene fama de isla blanca por que la mayoría de casas, sobretodo cuando era niño, estaban todas pintadas de blanco, como mucho variaban a colores muy claros, como beix. Pero el norte es colorido, sus calles, plazas, edificios antiguos de colores azules, rojos, rosas. Como siempre suelo seguir mis pautas de buscar el centro de la ciudad y empezar desde una zona con un buen nivel de visibilidad del entramado urbano, como plazas o zonas elevadas.

      

En Oviedo empiezo por una plaza llena de actividad y de movimiento comercial, me paro en una tienda de camisetas donde veo una con motivos lobunos, mi perdición. Me encantan los lobos y me parece una imagen genial para llevar puesta, ya lo sabéis de anteriores post. El caso es que me compro una. Sigo revisando la plaza y encuentro esas viejas amigas que ya siempre me paro a observar, las estatuas de bronce. Una de ellas me llama mucho la atención, representando a un viajero con sus maletas, aunque el resto también son curiosas, aquí os las enseño:

      

El diseño de los edificios más modernos tampoco estan hechos para pasar desapercibidos además de ser muy variopintos: una especie de teatro/museo, una iglesia/catedral prácticamente redonda, un edificio con un diseño y fachada que estoy acostumbrado a ver en el sur, pero se ve raro aquí en el norte… vamos que giras una esquina y siempre habrá un rincón curioso que visitar.

       

   

La ciudad es genial y no me importaría pasar la noche, sin embargo me apetece mucho acabar de llegar a Gijón, donde un buen amigo mio me espera, el estaba estudiando ahí el FP Superior de Soldadura en esas fechas, así que después de hablar con el por teléfono y saber que me espera, decido finalmente marcharme y acabar el día en Gijon ahorrándome una noche de hostal y ganando risas.

El próximo post será sobre las dos semanas que pasé con mi amigo, donde exploraremos Gijon a fondo, iremos a visitar Covadonga y sus lagos en los Picos de Europa, y donde encontré los rincones más bellos que yo recuerdo en la península.

Estar atentos! Hasta pronto.

#71.- Insua, Ferrol, Ponferrada y Ribadeo.

•mayo 29, 2012 • Dejar un comentario

Insua->Ribadeo (2/4/2008)

Despierto tras una plácida noche, el pequeño hostal al borde de la carretera es más cómodo que cualquier otro que puedas encontrar a un precio tan bajo, la habitación es grande y cálida, decorada de un modo muy hogareño. Bajo a desayunar un poco y me preparo para la marcha, pero antes me viene a la mente el puente que crucé el día anterior y el delta que ví desde el.

Exploro un poco por fuera del hostalcillo y bajo una pendiente que me adentra en un pequeño bosquecillo de eucaliptos que son una autentica plaga. Un camino de tierra estrecho me guía hacia abajo, pasando cerca de algunas casas y huertecillos, hasta llegar a nivel de mar.

Y finalmente se extiende el río delante de mí, una pequeña bahía/delta formada de arena y piedra sin señales de que sea visitada frecuentemente. Desde este punto puedo ver el puente conectar ambas riberas, es un sitio ideal para una tarde de verano. Me quedo un rato disfrutando del sol de la mañana, pero hay que ponerse en marcha, hoy será un día muy largo.

Cojo el coche poniendo rumbo a Ferrol, aunque no tardo ni una hora en plantarme ahí. Me sorprende el alto muro que delimita los astilleros militares y busco zonas altas desde donde poder ver algo. La ciudad es colorida y bastante desnivelada, sorprenden el edificio del palacio municipal, las plazas llenas de estatuas y la entrada al puerto.

Son la  una del mediodía, el hambre todavía no aprieta así que decido ponerme de nuevo en marcha. Decido bajar un poco al sur antes de entrar de frente con Asturias, y hago el trayecto de dos horas que me separa de Ponferrada. Nada más llegar lo que te llama inmediatamente la atención son las murallas que rodean el casco antiguo, no demasiado altas y muy gruesas. La ciudad grita “historia” por cada rincón, no me extraña que Luis del Olmo tenga tanto aprecio a su ciudad natal y la vista de halagos en su programa de radio.

Son las 3 y ya el hambre arrecia, me busco un restaurante cerca para parar a descansar mientras paso algunas fotos al portatil y planifico mi siguiente ruta. A pesar de dar una vuelta un poco grande decido que es hora de tomar rumbo hacia Asturias de manera definitiva, aunque signifique dejar de ver Lugo, de todos modos nunca esta de más dejarse tesoros por visitar en un futuro. Marcho hacia el coche, no sin antes acabar de observar algunas de las incontables maravillas que hacen de ponferrada un cuadro.

Tomo carretera hasta el norte, y llego hasta la Ría de Ribadeo, que hace las funciones de frontera natural entre Galicia y Asturias, la carretera llega desde el sur y asciende toda la ría, el panorama es espectacular, sin embargo el sol ya esta cayendo (la ruta ha tomado 2 horas y media, casi 3) por lo que ya llego siendo las casi las 6 de la tarde al pueblo que le da nombre a la Ría, o quizá la Ría es la que le da nombre al pueblo: Ribadeo.

El pueblo es antiguo y esta algo descuidado, quizá sea por culpa de las nubes que cubren el cielo y le da un tono gris cansado al mundo que me rodea, el pueblo consta de una zona baja y otra alta. Recorro la baja donde se congrega la lonja, un muelle deportivo con pequeños barcos de pesca y recreo, presidido por un gran puente que conecta ambos lados de la Ría, una Ribadeo Gallega y enfrente Figueras Asturiana.

Aparco el coche y me doy una vuelta sin perder detalle de los carteles de las fachadas en busca de un sitio que me ofrezca cama. Los edificios son muy peculiares, con torres, fachadas de colores vivos pero de estilo rústico, algunas zonas están en obras o descuidadas, pero buscando llego a encontrar unas ruinas repletas de plantas que sin duda deben de tener una historia muy interesante que contar, pero el cansancio me puede, así que termino en un hospedaje simple, donde guardo mis enseres y reposo las piernas, hoy he conducido muchos kilómetros.

 

Aquí termina esta jornada, mañana bajaré a contemplar como toca Vegadeo y me adentraré en el corazón de Asturias. Por hoy, a descansar.

Fin 02/04/08.

Avances en los últimos capítulos.

•mayo 29, 2012 • Dejar un comentario

Hola lectores!

Os informo de que ya tengo seleccionadas las fotos y los post exactos que narran el final de la historia de “Viajando Sin Destino” 2008. Una vez más me sorprendo al darme cuenta de que han pasado 4 años… madre mía, no se si quedará nadie de los que me leían o ya me han mandado a la mierda xD.

El caso es que en breves tendréis los últimos 7 post, que van desde mi salida de Galicia, cruzando Asturias, Cantabria, un pequeño salto a Barcelona y final en Bilbao, en el gran festival KobetasoniK que hubo ese año. Se han añadido al índice de post que podeis ver en la barra lateral derecha -> “Diario de Viaje”.

Final

02/04/08 – Insua, Ferrol, Ponferrada y Ribadeo   ////// EN REDACCIÓN: Actualizado 2012

03/04/08 –  Playa Catedrales, Mondoñedo, Veda de pesca, Vegadeo y Oviedo.  ////// EN REDACCIÓN: Actualizado 2012

16/04/08 – Dos semanas en Oviedo: Luanco, Cangas de Onis y Covadonga.  ////// EN REDACCIÓN: Actualizado 2012

19/04/08 – Última visita a los picos de europa y San Vicente de la barquera.  ////// EN REDACCIÓN: Actualizado 2012

20/04/08 – De visita en Castro Urdiales.  ////// EN REDACCIÓN: Actualizado 2012

22/04/08 – Barcelona y Vuelta a Granada.  ////// EN REDACCIÓN: Actualizado 2012

22/06/08 – Bilbao – Kobetasonik, Gran final del Viaje :D!.  ////// EN REDACCIÓN: Actualizado 2012

Tened paciencia, en esta semana postearé alguno, lo difícil ya esta hecho, que era seleccionar las fotos y subirlas todas.

Actualizaciones!

•mayo 26, 2012 • Dejar un comentario

Buenas!

Ya estamos en 2012, cuanto tiempo ha pasado… parece que fue ayer. Os escribo para deciros que ahora tenéis una página donde podéis seguir fácilmente el viaje mostrando todos los post por orden de fecha y número de orden. Lo podéis ver en el menú de la derecha—————–>

Como observaréis al final esta catalogado los últimos sitios que me faltan por actualizar y finalizar este viaje, intentaré ir publicandolos y completar finalmente este blog a lo largo de este mes.

También comentaros que estoy planeando un segundo viaje, esta vez de 2 meses por europa, el blog oficial será http://elviajedebokko.wordpress.com/.

Nos vemos!